Noche Blanca. Bilbao 2014.

 

Para este año 2014, me fueron encargados los diseños para 3 espacios de la ciudad:

  • El puente de Deusto, cuyos pilares fueron convertidos en dos peceras gigantes.
  • La fachada del Museo de Bellas Artes, con la proyección de un pequeño vídeo mapping.
  • La fachada de la iglesia de San Nicolás, convertida en un rosetón gigante.

En el puente de Deusto instalamos dos proyectores, uno para cada pilar y proyectamos dos acuarios en HD.

Para la fachada del Museo de Bellas Artes, fue creado un vídeo mapping utilizando las obras más importantes de la colección seleccionadas por el propio museo para la ocasión, el handicap de esta instalación, radicaba en el hecho que debía ser «muda» o sea, sin el apoyo de ningún efecto de audio o música que acompañase el ritmo de la misma, aun así, la propia fuerza de los cuadros mostrados, conseguía imprimir carácter a la proyección y provocaba al transeúnte para quedarse a ver los 3 minutos de su duración.

Para la fachada de la iglesia de San Nicolás, en el Arenal, decidimos utilizar proyectores de alta potencia, debido a que se iba a proyectar una imagen fija, ofreciendo así toda la calidad que se consigue con este tipo de proyecciones. Para este espacio, pude contar con la colaboración de Visual Producciones Multimedia. En este caso, la proyección fue reforzada con música de órgano barroca.